Por un lado están los del Miami Heat que han activado el modo crucero. Superandos los problemas –y dudas– del comienzo del curso, los de Florida vencieron anoche con comodidad a Cleveland Cavaliers en el que es su undécimo triunfo en los últimos doce encuentros. Sí, han pasado de verse en los últimos puesto de la Conferencia Este a hablar de hasta dónde pueden llegar en la clasificación.

Contra los de Ohio no tuvieron problemas. Al concluir el primer cuarto vencían ya por 11 puntos. Cuando llegó el momento de encarar los 12 últimos minutos la renta había ascendido hasta los 19. Coser y cantar, se dice.

En esta fantástica dinámica de resultados mucho ha tenido que ver el excelso momento de juego que vive Jimmy Butler. Si en la burbuja de Orlando sorprendió a propios y extraños, ahora se está mostrando una vez más como ese líder que todo gran equipo necesita (sobre todo en los malos momentos). Anoche fueron 28 puntos, 12 rebotes, 4 asistencias y 2 robos. Con Jimmy a tal nivel todo es más sencillo.

Los de Florida ya estaban ganando y ahora suman además a Bam Adebayo. El pívot, apartado del equipo desde el 2 de marzo por una tendinitis en la rodilla izquierda, volvió a las canchas dando una muy buena imagen. “Estuvo bien estar de regreso. Al ver ganar a tus compañeros de equipo, tienes más ganas de volver y ser parte de eso”.

Tienen a su hombre grande regreso en la alineación. Ahora, esperan alcanzar una marcha diferente en la segunda mitad de la temporada. Con el pívot Bam Adebayo sano una vez más, el Heat derrotó a los Cleveland Cavaliers 113-98 el martes en Miami. Fue la undécima victoria del Heat en los últimos 12 juegos. “Fue genial tenerlo de vuelta”, dijo el entrenador del Heat, Erik Spoelstra. “Estoy seguro de que él siente lo mismo. Nos convertimos en un equipo totalmente diferente cuando él está ahí “. Adebayo se perdió los últimos cuatro partidos por una tendinitis de rodilla. Terminó con 14 puntos, nueve rebotes y seis asistencias en 30 minutos.  Junto al pívot destacaron los 17 puntos de Kelly Olynyk y los 15 de Tyler Herro desde el banquillo.

“Solo estamos tratando de conseguir el siguiente, intentando conseguir el siguiente”, dijo el centro Kelly Olynyk. “Nos sentimos bien con nosotros mismos. Estamos en una racha. Nos estamos acomodando en un buen ritmo “. El Heat está de regreso el miércoles contra los Grizzlies en la segunda noche de un back-to-back buscando alargar aun mas su racha ganadora.

 

Por otro lado los Hawks de Atlanta, que mantuvieron su racha triunfal bajo la dirección del entrenador Nate McMillan y vencieron de visitantes 107-119 a los Rockets de Houston. Desde que el veterano técnico asumiese la dirección del equipo el pasado 2 de marzo, los de Georgia no conocen la derrota, dejando en dos ocasiones a su rival por debajo de 90 puntos y cumpliendo con las expectativas.

La nueva victoria de los Hawks es la sexta consecutiva, que es la racha de triunfos que iguala la más larga de la historia del equipo, que se produjo en el primer mes de la temporada 2016-17.

Gallinari, que ha resurgido con la llegada de McMillan al cargo de entrenador interino, tras el despido de Lloyd Pierce, aportó 29 puntos, incluidos 20 en la primera mitad, capturó seis rebotes y repartió seis asistencias.

Mientras que otro hombre alto, el ala-pívot John Collins, logró doble-doble de 20 puntos y 10 rebotes como líder del juego interior de los Hawks (20-20), que los coloca en el séptimo puesto de la Conferencia Este y en el tercero de la División Sureste.

El escolta Kevin Huerter encestó 16 como tercer máximo encestador de los Hawks para el equipo de Atlanta, que superaron la pobre noche ofensiva del base estrella Trae Young, que acabó con 13 tantos tras fallar 10 de 13 tiros de campo, incluidos cuatro de cinco intentos de triples.

Los Hawks se quedaron sin los titulares y suplentes Clint Capela (lesionado del talón) y el alero novato Onyeka Okongwu (aductor), pero sin sus dos grandes hombres principales, los Hawks comenzaron con Gallinari y Collins, que respondieron en plan ganador.

También el veterano base Rajon Rondo, que salió de reserva, acabo siendo factor ganador al conseguir cuatro puntos y repartió seis asistencias. Los Hawks recibirán a Oklahoma City el jueves antes de partir para un viaje por carretera de ocho juegos hacia el oeste.

 

Por ultimo y no menos importante Charlotte Hornets el conjunto del rookie sensación de la temporada LaMelo Ball. Se mide por primera vez en la temporada frente a los de North Carolina, liderados por el regreso al mejor nivel de Gordon Hayward y por el novato que deslumbra a todos. Interesante desafío para el novato.

Después del contundente cierre y victoria frente a Indiana Pacers, Denver Nuggets intentará prolongar su presente ganador recibiendo a Charlotte Hornets, un equipo peligroso impulsado por dos nombres propios como Gordon Hayward, quien recuperó su nivel de All-Star, y LaMelo Ball. Tercer encuentro de una seguidilla de cinco en casa para los de Michael Malone, que intentan consolidarse y escalar en el Oeste (5° con 23-16).

Charlotte llega a Denver con una racha de cuatro victorias y encarando el comienzo de una salida que puede ser una medida perfecta para ver dónde están parados: serán cinco partidos seguidos como visitante que, después de Denver, los verá enfrentarse a Lakers y Clippers, dos de la elite del Oeste. “Son un gran equipo, entrenados por alguien como James Borrego que está haciendo un tremendo trabajo”, ponderó Michael Malone. Rival muy peligroso para estos Nuggets.

Así como Hayward es responsable del crecimiento de Charlotte, LaMelo tiene una cuota similar a la del ex Utah. El menor de los hermanos Ball es una de las sensaciones de este curso, candidato principal a quedarse con el premio al Mejor Rookie del año. Elegancia, magia y una enorme capacidad para los highlights, combinada con una lectura, inteligencia y capacidad de armado que superan a su juventud (19 años). El #3 del Draft 2020 tiene detalles de jugador generacional, y desde que saltó a la titularidad, sus números son brillantes: 19,8 puntos (44,3% triples en 6,4 intentos), 6,2 rebotes, 6,6 asistencias y 1,7 robos en 33,1 minutos (18 partidos).

LaMelo no sólo pondrá a prueba a la defensa perimetral de los Nuggets (muchas veces permeable), sino que la propuesta de Borrego lo hará, ya que los Hornets salen desde el inicio con dos bases (el otro es un muy mejorado Terry Rozier, quien promedia 20,4 puntos, 3,7 rebotes, 3,2 asistencias y 43% triples), y desde el banco llega un Devonte’ Graham que parece responder ahora desde atrás (14,5 tantos y 52,9% triples en sus últimos dos juegos). Dependiendo el contexto, Borrego incluso puede usar a los tres al mismo tiempo.

Veremos qué plan colectivo emplean los Hornets para tratar de reducir el impacto de uno de los principales candidatos a MVP (Nikola Jokic) en esta temporada, quien está promediando 27,3 puntos, 11,2 rebotes y 8,5 asistencias en 35,9 minutos en este curso.