Al parecer Luka Doncic no sabe lo que es un amistoso, su rendimiento, al menos, no varía mucho respecto a los partidos oficiales que disputó hasta el mes de marzo.

En el primer amistoso en la burbuja de Disney World que llega a la prórroga, los Mavericks se impusieron a los Sixers por 118-115 y cerraron su preparación con buenas sensaciones. Son las mismas que ofrece Luka Doncic, que está muy fino antes de la reanudación. Acabó con 23 puntos, siete rebotes y seis asistencias. En el tercer cuarto, el jugador esloveno destrozó al novato Matisse Thybulle, el encargado de defenderle.

Doncic contó con la inestimable ayuda de JJ Barea, que puso el partido patas arriba cuando entró en el último cuarto. En sólo 15 minutos de juego hizo 14 puntos entre los que se incluyen triples decisivos en los últimos minutos del tiempo reglamentario y la prórroga. Kristaps Porzingis, que regresó a la acción tras perderse un partido por no someterse al test de coronavirus, firmó 17 puntos y 12 rebotes, pero no estuvo fino en el tiro.

Los Mavericks que han ganado dos partidos y han perdido el tercero durante la preparación, reanudarán la temporada en la séptima plaza el Oeste con un balance de 40-27, a siete partidos de ventaja de los Grizzlies, octavos, y a 10,5 de los Blazers, que son novenos.