Andre Drummond llegó recién a los Lakers para reforzarlos en un momento aciago por las lesiones. Tardó muy poco en incorporarse al grupo de jugadores de Los Ángeles que sufren dolencias.

Drummond debutó con los Lakers, pero abandonó el encuentro debido a un golpe en el dedo gordo del pie derecho, y los Bucks de Milwaukee se impusieron el miércoles por 112-97. Jrue Holiday anotó 28 puntos, mientras que Giannis Antetokounmpo sumó 25 y capturó 10 rebotes por los Bucks. Khris Middleton aportó 17 unidades y ocho asistencias.

Milwaukee cortó una racha de tres derrotas consecutivas con una esforzada victoria sobre los diezmados campeones defensores de la NBA, que carecen de LeBron James y de Anthony Davis. Drummond anotó cuatro puntos en 14 minutos, antes de marcharse renqueando al comienzo del tercer periodo. Las radiografías descartaron alguna fractura.

Un golpe le arrancó completamente la uña del dedo en el primer cuarto, cuando Brook López, pívot de los Bucks pisó el pie de Drummond. El recién llegado dijo que no se percató del grado de la lesión sino hasta el descanso, pero reconoció que “era mucho muy dolorosa”.

“Me desanima un poco el que esto me pase en mi primer partido, pero mantengo la cabeza en alto”, comentó Drummond, quien no había jugado por Cleveland, su equipo anterior, desde el 12 de febrero. “Vamos a ir partido a partido, y volveré mejor que nunca”.

El golpe sufrido por el nuevo pívot de Los Ángeles constituye un nuevo problema de lesiones para los Lakers, que están por enfrentar un calendario desafiante en abril. James se perdió su sexto compromiso en fila por los Lakers debido a un esguince en el tobillo derecho. Davis se ausentó por vigésimo partido al hilo, a consecuencia de una lesión de pantorrilla.

“No nos preocupa esto”, dijo el entrenador de los Lakers, Frank Vogel. “Nos preocupan los jugadores que están uniformados. Sabemos que tenemos lo suficiente. Somos un equipo con variantes. Hemos jugado mejor basquetbol y sabemos que podemos ganar. Nuestro equipo va a dar pelea”.