El pívot Anthony Davis, una de las estrellas de Los Angeles Lakers, espera regresar al equipo el jueves ante los Dallas Mavericks, más de dos meses después de su lesión de gemelo. “Sí”, respondió Davis al ser preguntado si jugará el jueves si no hay ningún contratiempo.

“Quería asegurarme de volver al 100%, porque si no no sería justo para mí ni para mi equipo”, explicó el jugador este miércoles en una videoconferencia de prensa. Davis, que promedia 22,5 puntos y 8,4 rebotes por partido, está apartado de las pistas desde el 14 de febrero a causa de una lesión de gemelo.

“Sentí un dolor que nunca había sentido antes”, recordó Davis sobre el momento de la lesión. “Inicialmente (la previsión) era de entre cuatro y seis semanas pero luego me hicieron más pruebas y acabó siendo un proceso más largo”. El técnico de los Lakers, Frank Vogel, prevé limitar la presencia en cancha del pívot a unos 15 minutos si puede jugar ante los Mavericks.

Además de Davis, los Lakers juegan desde el 20 de marzo sin su gran estrella, LeBron James, que sufre un esguince alto de tobillo que todavía le mantendrá de baja varias semanas. Sin Davis y James, los vigentes campeones de la NBA cayeron del segundo lugar de la Conferencia Oeste a su actual quinto puesto, sembrando el temor de que pudieran tener que llegar a disputar el ‘play in’ (repechaje) para entrar en playoffs.

“Será mi trabajo tratar de ayudar al equipo a mantenerse a flote hasta que (LeBron) vuelva también y seguir luchando”, dijo Davis. “Pero este equipo ha hecho más de lo que podíamos pedir”.