Cuando Amir Garret está bien, el relevista de los Rojos le deja saber a sus rivales cómo se siente. Los Cachorros lo saben, pero no les gusta.

En la octava entrada de la victoria de los Cachorros 3-2 en el Great American Ball Park del sábado, el zurdo Garrett ponchó al cañonero Anthony Rizzo con una slider.

Garrett comenzó a gritar y darse golpes en el pecho, mientras Rizzo lo veía en su regreso al dugout. A ese punto, el puertorriqueño Javier Báez comenzó a gritarle al monticular, antes de saltar y retar verbalmente a Garrett.

Ambas bancas se vaciaron, pero el receptor de os Rojos Tyler Stephenson se dirigió hacia Garrett junto a otros jugadores para evitar el enfrentamiento. El orden regresó sin ningún tipo de violencia y nadie fue expulsado.

No es la primera vez que Báez y Garrett se enfrentan. El lanzador celebró un ponche ante el boricua el 19 de mayo del 2018, que derivó en otro enfrentamiento que produjo que salieran las bancas.


[wpdevart_youtube caption=”” align=”left”]0lvLn96qrbg[/wpdevart_youtube]